restaurante Medinaceli

Asador en Medinaceli

asador en Medinaceli

Restaurante asador en Medinaceli, Soria

Somos un asador en Medinaceli en el que la historia se saborea.

En nuestro asador en Medinaceli te ofrecemos...

La humilde, sobria y popular sopa de ajo de la cotidianidad meseteña (de la Castilla grande, la de antes) con la que se relamía la abuela que te enseñó a masticar («¡qué solo sabes sorber mal!»).

Y las alubias de la tierra cocidas en los uterinos pucheros diseñados por alfareros anónimos de Tajueco y Quintana de Redonda, tan preocupados tanto por la buena cochura del barro como por la de su propio condumio.

Y las migas del día grande, el de la matanza, maceradas con anís en grano, acompañadas por las oportunas uvas y convenientemente bautizadas con tocino, no vaya alguno a sospechar que eres un judío de San Román o uno de los musulmanes bereberes, de la Villa Vieja, que arropa con sus bríos a Almanzor.

Y la caza. ¿Qué se fizo de los pájaros de la laguna de Conquezuela que alababa el infante don Juan Manuel y Alfonso X en sus libros de cetrería? Sobre la mesa de Asador de la Villa EL GRANERO andan la perdiz y la codorniz al vinagre tinto. Ya hasta el pato que, asustado, ha volado desde el lecho de la laguna haciendo el santuario garabateado de grabados prehistóricos en Conquezuela, a la cueva bajo el farallón donde se esconden las tumbas rupestres, antropomorfas. ¿No has estado ahí en esta misma mañana? Imperdonable.

Y en nuestro asador en Medinaceli también puedes degustar la trucha que salta en el Jalón, en el río-camino que propició la posada, el germen de Medina. El Poema del Mío Cid mueve a Infantes de Carrión, hijas del héroe, moros y cristianos a través de la belleza de ese valle único que todavía impresiona tu retina.

 


asador en MedinaceliDe la tierra, el cordero

El lechazo, asado en cuartos(¡soberbia tajada¡). En Asador de la Villa EL GRANERO se prepara el lechazo de la tierra, alta y fría, el criado en la sierra de Solorio. El lechazo se dora con la carrasca junto a la que pastó y se consagra con las yerbas (tomillo, romero) que aromatizan su existencia.
¡Ah! El cordero, manjar de judíos, moros y cristianos (en algo sí que se pusieron de acuerdo), y de tantos cleriguetes "de mesa y olla" que después se abandonan a una "siesta canónica" en el canapé. Trasiega el cordero sin pena que entre churras y merinas se han comido a Castilla entera legándonos estos campos yermos, estas bellas parameras minerales frutos del apetito del ovejuno y de la avaricia maderera de tragones, monárquicos navíos de un mar lejano, medieval, insospechado en esta alta tierra de secano.

 


Bacalao y verduras de la huerta

Insospechado si no fuera por los monstruos de él venidos, tan ajenos a nuestro doméstico Jalón: los enormes bacalaos. Aunque te sorprenda, comensal foráneo, hasta esta alta provincia ha llegado y llega enorme cargamento de esas bestias desde lejanas aguas para proceder a su salazón y secado. Pero no vas a tener que esperar a tan especial proceso porque en nuestro asador en Medinaceli puedes disfrutarlo fresco, bien acompañado de algo tan cercano y tan autóctono como las verdura de la viejas huertas musulmanas a la ribera del agua dulce de nuestro río.


Hojaldres

Y aquí, en Medinaceli ¿qué más oportuno que una colación (con varios sentidos entre ese término en esta retahíla) que un hojaldre descubierto y nominado por los romanos, enriquecido por los árabes con frutos secos y al que se le puso la guinda, en este caso el chocolate caliente, cuando un amigo del duque de Medinaceli, un tal Colón, descubrió las Américas y sus fantásticos (pero realistas) productos?


asador en MedinaceliVinos de la Ribera del Duero

A tan exquisitos alimentos habrá que acompañarlos de líquidos que no desmerezcan. De los buenos vinos de la Ribera del Duero. Unos caldos recentales para olvidar los inmaduros lechales y los espesotes, densos, fatigantes vinos pascuales de alguna zona vecina. El mismo Escipión, El Africano, solo por jo…robar, cortó la navegación por el Duero para privar a los numantinos de tan alimenticios y aromáticos caldos vacceos. ¡Qué mala leche!

 

hotel medinaceli
hotel medinaceli
hotel medinaceli
hotel medinaceli

Asador El Granero

Hotel Medinasalim

Asador de la Villa EL GRANERO

  C/ Yedra, 10,
Medinaceli, 42240, (Soria)

 975 32 61 89

  infoasadorelgranero.es